viernes, 27 de junio de 2014

Trenza tus tristezas



Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se le metiera en los ojos pues los haría llover, tampoco era bueno dejarla entrar en sus labios pues la obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se metiera entre tus manos -me decía- porque puede tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo. 

Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza.

Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del roble y suave como un buen mate
Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo. Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello.

martes, 24 de junio de 2014

Te vi ...

Te he visto y tu visita me ha confundido, me ha revuelto la barriga y me ha machacado el corazón. Te he visto entrar a mi historia y en este momento no se cómo decirlo tengo un nudo enorme en la garganta y las lágrimas por el borde de los ojos.

Te vi allí tomar mi mano, te vi sentada en mis piernas con tu cabello lacio castaño claro ocultando tus ojos alegres  y esos huequitos que se te hacían en las mejillas, era  yo un tanto más viejo y menos preocupado. Te vi tomarme el rostro y robarme besos y sonrisas, nos vi alejados de todo y de todos y de nuevo me dio un vuelco el corazón.

Me vi caminar entre ruinas y regresar a lugares donde no había sido feliz, pero vos ibas tras de mí, encontrando recuerdos y preguntando de todos ellos, de alguna manera entendías, de algún modo u otro sabias lo que había pasado y sentí alivio.

No puedo dejar de verte sentada al borde de una ventana con un vestido suelto y tu sonrisa en mis pupilas y las náuseas de nuevo aparecen, y me siento mareado y dolido.

No sé quién sos, ni donde estas… pero te he visto y me has contado de ti y de tus historias…

domingo, 11 de mayo de 2014

Te olvide

Primero te olvido mi piel, luego mi tacto, mi nariz olvido tu aroma, mis oídos tu voz, y al final ya no supe, ya no pude recordar tu nombre, mi cuerpo te fue olvidando por partes. Te me caíste como hoja en otoño, te me caíste del alma, te me saliste como gota de sangre, como sueño confuso, de tal manera te olvide, que no pude encontrar un nombre para esto que escribo, ni una postdata al final de la carta. Ninguna canción habla de ti, ninguna esquina recuerda habernos visto juntos, no está tu nombre tatuado en la piel corrugada de ningún árbol. la memoria de la ciudad es ajena y transita siempre por la calle del olvido. Si exististe no lo sé, quizá alguien me hablo de ti, como se habla de un fantasma, como se cuenta el prologo de un libro, como se habla de algo que no se puede asegurar, como se cuentan los sueños. y después de tanto, te olvide.

sábado, 19 de abril de 2014

imposibilitado para dejarte

porque aun tengo cosas que decirle a tu cuerpo, porque escondo en los libros textos que soñamos y fotos que tomamos, en uno de estos me salta tu rostro y no puedo evitar el sostener el aire al contemplarte. porque los dias de lluvia son extremadamente aburridos, sin las cosquillas en el sofa y los te quiero al oído, porque he llorado mas de una y mil veces, ausente y con frío y no encuentro palabra, cosa o momento para consolarme. porque mi cama aun tiene las huellas de tu cuerpo e invariablemente por las noches regresas a hacerme el amor. porque no puedo evitar morderme los labios cuando siento tu dulzura y paso mis manos por las paredes recordando que ya no estas. porque nada vale un consejo no pedido cuando vos y yo no nos entendíamos porque los que se decían amigos, no eran amigos,solo estaban celosos incluso de nuestras peleas. porque hoy que hace frio, ya no encuentro tu sonrisa para calentarme tus ojos para acurrucarme y tus manos acariciando mis costados. porque me ha costado dejarte ir en el recuerdo y permitirte regresar cuando hace falta. estas costuras que llevan mi pecho se me están rompiendo y me jode que a tus recuerdos les salgan alas… siento que voy a morir en cualquier instante, colgado de tu rosario de gemidos o de cualquiera de tus frases que recorren de esta casa los portales. me siento solo, solo y bien acompañado, por otro cuerpo, por otra voz, que ya no es la tuya me llama, me lleva… pero estoy imposibilitado para dejarte.

domingo, 30 de marzo de 2014

El primer cafe de la mañana

Yo estaba enamorada de ti,de tus andares,del primer café de la mañana, tiraba el azúcar en el cenicero, luego leía aquella frase unas 5 o 6 veces.La memorizaba apretando los ojos, Y un instante después, guardaba el sobre en algún bolsillo.Era tan complicado sentir , pero sentía , con toda mi alma, con mi carne, mi sangre, mis latidos eran tan fuertes que pensaba que mi cabeza estallaría de un momento a otro.Estuve tomando pastillas para el dolor durante días,yo, que jamás sentía dolor de cabeza."El amor te da dolor de cabeza".Repetía una y mil veces dentro de mí.Si no fuese tan silencioso.¿ Dónde guardará sus sentimientos? Y mis dudas siguen en trance,yo hubiese hecho alguna locura,como ir a buscarle. Rociar con mi perfume su mundo,andar descalza y desnuda por el balcón fuese invierno o verano,lamer su entrepierna en horas insospechadas tratar de provocarle toda la vida... Pero no le conozco como quisiera,él no me deja.Quiero olvidarme,quiero no saber nada más.Pero no puedo,porque si escucho su voz,me tiembla el cuerpo,y se derrite todo, el helado, el enfado y hasta mi voluntad.Y le odio,a veces quiero abofetearle a dos manos,poner cara de enfado del de verdad y que lo vea,hacer alguna travesura, le odio tanto,Yo no sé como vamos a parar esto...

domingo, 16 de febrero de 2014

Darte

 Darte, no lo que me sobra, darte lo que tengo, lo que consideres prudente, lo que no te pese, lo que te alivie. Darte lo que pides, lo que crees merecer y no dices. Darte amor de desayuno y orgasmos de cena o como tú lo prefieras. Darte amor en hojitas de papel, en versos recitados al viento. Darte lo que me pides en sueños, entregarle a tus manos el calor de mi piel que se desborda, atarte besos en el cuello, unas caricias en los hombros cuando llegue el anochecer. Darte amor, en cantidades módicas para que sea eterno. Darte suspiros entre abrazos. Darte taquicardias bonitas, mariposas en la panza, ganas de que cierres los ojos y te pierdas en mí. Yo quiero darte, corazón, lo que pediste mientras orabas, mientras soñabas, mientras inconscientemente pensabas en tenerme. Quiero darte, vida, motivos para amarme, para quedarte, para tenernos con susurros bajos y palpitares eternos… 

jueves, 5 de diciembre de 2013

Eso que fue

El error es mirar lo de ayer con ojos de hoy
Querer que las cosas vuelvan a ser igual
Cuando vos ya no sos el mismo,
Como si se pudieran reciclar los suspiros
o dar un mismo beso por segunda vez.
Los mudos no gritan, los sordos no ven la música, con las cinco letras que se escribe tarde
No podes escribir ahora, el amor que se fue, ese ya nunca vuelve.